Existen dos variedades lingüísticas diferenciadas: el portugués europeo y el portugués brasileño.

Aunque tienen muchas similitudes en cuanto a pronunciación, vocabulario y gramática, sus diferencias son también marcadas. Por lo tanto, es importante que los alumnos hagan una elección adecuada del examen dependiendo de sus objetivos individuales.